Domingo, 11 de julio de 2010

La "otra" estrategia del agua no tiene que ver con el ?ltimo libro de Lorenzo Silva m?s que el Grupo Editorial al que pertenece: el Grupo Planeta. Imagino que esta estrategia no es exclusiva, que los otros grupos editoriales tambi?n la aplican (con respectivas variantes) o utilizan t?cnicas similares para vender m?s, pero la descubr? por ellos y por eso se la asigno.

Para poder explicarla desarrollar? los precedentes que me hicieron tener conocimiento consciente de ella, pero antes es preciso hacerles una idea de la librer?a en la que trabajo. Generalista, de fondo, independiente, con bastantes metros cuadrados divididos en varias plantas, situada en una ciudad espa?ola con m?s de doscientos mil habitantes y con una plantilla bastante grande (como habr?n podido comprobar por la cantidad de nombres de compa?eros que he citado a lo largo de las entradas de este blog), nuestras caracter?sticas nos hacen uno de los referentes de nuestra ciudad pero tambi?n nos suponen, por desgracia, la necesidad de vender mucho para mantenernos a flote, lo que nos hace en cierta forma dependientes de los bestseller y la venta de novedades.

Para que se hagan una imagen m?s aproximada de nuestras caracter?sticas, les presento la siguiente gr?fica:

En ella se recogen el n?mero de novedades (n?mero de unidades, no confundir con n?mero de t?tulos) que hemos adquirido a lo largo de los primeros seis meses de este a?o. No est? nada mal, ?verdad? Son considerables, ?no es cierto? Pues sepan que nosotros pedimos la novedad, es decir, que los distribuidores nos mandan un archivo con los t?tulos que van a salir, les decimos cu?ntos queremos de cada uno y ellos nos mandan esa cantidad. Al menos te?ricamente (luego les explicar? por qu?).

Tiempo atr?s, cuando los distribuidores nos mandaban el n?mero de novedades que les parec?an, nos encontr?bamos con t?tulos en cantidades de las que no vend?amos ninguno (o apenas se vend?an) y luego ten?amos que devolver. Sus criterios a la hora de mandarnos los libros ten?an m?s que ver con el n?mero de ejemplares de la tirada de cada t?tulo, el colocado total de la tirada de novedad en puntos de venta o en llegar a una determinada facturaci?n en el importe de la novedad de un mes que con la estimaci?n de venta que pudi?ramos hacer. Si la cantidad de env?o de la novedad estuviera en manos de los distribuidores, la gr?fica presentada se disparar?a con unidades que, en muchos casos, no se vender?an (posiblemente porque les salga m?s barato envi?rtelos y que se los devolvamos a que se queden los ejemplares en sus almacenes). Eso puede llegar a saturarles?a ustedes?y?por eso, aunque enfarragoso (y agotador, porque no has terminado un servicio de novedad cuando ya te ha llegado otro), si est? en su mano pedir los ejemplares que quieren de cada t?tulo, les aconsejo que lo hagan.

Al poco de empezar a pedir la novedad de Grupo Planeta me percat? de que muchas cantidades que?solicitaba se respetaban, pero hab?a algunas que no. He de decir que yo, como responsable en la librer?a, solicito la novedad pero soy ajeno a acuerdos o modificaciones a las que la direcci?n pueda llegar con editores, distribuidores o comerciales, por lo que al principio no le daba demasiada importancia. Pero pasados unos meses, examinando con un poco de detenimiento los t?tulos que no se correspond?an con lo pedido y despu?s de haber devuelto cantidad de unidades de los que llegaron de m?s, me percat? de que las cantidades solicitadas y no respetadas siempre se correspond?an con dos clases de t?tulos.

Por un lado estaban los pretendidos bestsellers, que siempre llegaban de m?s. Uno ped?a ocho o diez ejemplares (cantidad nada desde?able) y te llegaban veinticinco o cuarenta mamotretos en tapa dura con sobrecubierta que en la mayor?a de los casos ten?an un porcentaje de devoluci?n superior al 65%. Por otro estaban algunos bestsellers garantizados, que en ocasiones llegaban de menos. Ped?as , por ejemplo, cuarenta ejemplares de Dam?n el Retorno (quinta parte de una saga vamp?rica juvenil de moda y con ?xito) y te mandaban veinte. Uno puede comprender que pidas una cantidad de un libro, que se trate de una apuesta editorial y piensen que te quedas corto, lo hablen contigo y modifiques la cantidad para darle algo de espacio y apoyo al t?tulo (sea de Grupo Planeta, otro grupo o independiente), pero que lo hagan con varios t?tulos y encima no te respeten las cantidades de los que sabes que vas a vender es otra historia porque si no tienes veinte en lugar de cuarenta de ese que quieres es porque no los tienen, y si no los tienen es porque se los han dado a otra gran superficie que vende m?s que t?. Por lo mismo pero a la inversa te mandan cuarenta en lugar de los diez pedidos de un pretendido bestseller: porque esos treinta no se los han colocado a las grandes superficies y en sus almacenes saben que se van a pudrir.

Cuando durante dos meses empezamos a devolver sistem?ticamente lo que no estaba registrado como pedido, lo que al mes siguiente mandaron de m?s nos lleg? en dep?sito. La "otra" estrategia del agua consiste en esto, en ahogar tus mesas de novedades con sus bestseller d?ndote facilidades. As? est?n presentes en todas la mesas? y demuestran que son los m?s poderosos est?ndolo m?s que nadie, colocan toda la novedad y no se quedan con ejemplares en sus almacenes (all? seguro que no se van a vender y estoy convencido de que los gastos de almacenaje les resultar?n m?s caros que los de env?o y devoluci?n), siempre cabe la posibilidad de que te retrases en la devoluci?n y te los puedan cobrar... Pero adem?s, si uno tiene a tendencia a colocarlo todo (algo que llevo un tiempo intentando corregir) habilita sus espacios a estas cantidades, espacios que se le restan a las novedades de las editoriales independientes que s? respetan a rajatabla las cantidades que les pides, que s? te hacen saber qu? libro es una apuesta suya y te piden que las apoyes.

Nada es "gratis". Si aceptas las cantidades en dep?sito que te mandan y las colocas, lo pagan las editoriales independientes, que suelen ser mayoritariamente amigas del fondo. Si las aceptas y no las colocas, correr?s con los gastos de almacenaje. Y si tal como llegan, las devuelves, estar?s escupi?ndole a la cara al grupo editorial m?s poderoso, con el que facturas una enorme cantidad de euros cuyo pago te facilita, el que distribuye gran n?mero de novedades y bestsellers de los que, como he dicho al principio, en cierta forma dependemos por nuestras caracter?sticas.

El 71% de la superficie de nuestro planeta est? cubierta de agua. Grupo Planeta pretende que tambi?n copemos con sus libros una superficie mayoritaria de nuestros escaparates, mesas de novedades y verticales. Pero nada es "gratis", no lo olviden: sin las islas del fondo que son las editoriales independientes, los libreros independientes no tendremos d?nde vivir. Si desaparecen, acabaremos aplastados o devorados por esos grandes anfibios que son las grandes superficies, que lo mismo te venden el ?ltimo de Dan Brown que pinzas para colgar la ropa o una olla a presi?n, que?siempre tendr?n mejores condiciones que nosotros por comprar/vender m?s y que si trabajaran con nuestros porcentajes de descuento se pensar?an bastante dedicar el espacio que dedican a la venta de libros.

Su amor por la literatura se corresponde con un tanto por ciento.

Unidades de novedad por proveedor


Publicado por Bernie_Ohls @ 13:30  | Distribuidores
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios