Viernes, 26 de noviembre de 2010

Antes de descubrir que la vida me enga?aba, cuando uno todav?a era inocente y todo le parec?a de un color rosa Hello Kitty; antes de volverme un hardboiled (de ser librero siquiera) cay? en mis manos uno de esos libros que valen su peso en oro, uno particularmente valioso no solamente por ser particularmente pesado (en volumen, no?en lectura),?sino porque?me hizo ver que la FANTAS?A (con may?sculas) no era dominio exclusivo anglosaj?n. Que ellos sencillamente apoyan y valoran un g?nero donde han logrado escribir grandes obras mientras que en Espa?a, de tradici?n m?s realista, pese a haberse escrito tambi?n grandes obras?no las hemos reconocido (ni internacionalmente vendido tan bien).

Me refiero a Olvidado Rey Gud?, la m?s magna de las que yo conozco (y me atrever?a decir que de todas). Pocos libros me han transportado a su mundo como lo hizo ?l. Para este librero hardboiled, que busca y?se enfanga?en la sordidez del g?nero negro, es como el amor plat?nico del detective tipo duro de moral cuestionable y aparentemente exento de sentimientos. Esa rubia, pelirroja, casta?a?o morena?(o, en este caso, n?veo) ajena a su mundo?a la que ama secretamente pero mantiene distante por temor a mancillarla con lo que?cada d?a ha de bregar

Con la concesi?n del Cervantes a Ana Mar?a Matute se ha hecho mucha justicia.


Publicado por Bernie_Ohls @ 11:48  | Libros
Comentarios (0)  | Enviar