Mi?rcoles, 31 de marzo de 2010
Hace dos semanas recibí un paquete de Ediciones B que contenía la edición no venal de una novela que ya está a la venta. El título es El libro sin nombre, tiene autor anónimo y la edición venía retractilada junto con una pequeña botella de bourbon como las de los minibares en las habitaciones de los hoteles.
En la cubierta, unas instrucciones de uso que dicen así:
1. Búscate un lugar tranquilo
2. Siéntate y abre la botella de bourbon
3. Tómate un trago
4. Empieza a leer, si te atreves

con un aviso a continuación en el que se dice Ediciones B no se responsabiliza de los efectos causados por la lectura de este libro.
Antes de decidirme a quitarle el plástico, le doy la vuelta y leo la contraportada. La cosa no mejora: Hagas lo que hagas, ¡no leas este libro!, dice en letras mayúsculas, y a continuación una sinopsis que, diga lo que diga, está lejos de tranquilizarle a uno:
Pero tranquilo, no estás solo. La amnésica y sexy Jessica, el boxeador Rodeo Rex, el criminal Santino, dos monjes expertos en artes marciales, un asesino vestido de Elvis Presley, un policía, un investigador y muchos delincuentes te acompañarán por las violentas calles de Santa Mondega. Pronto, un eclipse final sumirá a la ciudad en la oscuridad más absoluta... Dicen que Kid Bourbon ha vuelto y que busca una misteriosa piedra.
La traca final llega cuando te definen la novela como una mezcla entre El Código Da Vinci y Quentin Tarantino.
No, no bromeo. La vida del librero es así de dura. Uno recibe un libro que no le dice nada pero que es una de las apuestas de una editorial, supuestamente avalada como un éxito en cuatro países alcanzado con la ayuda de internet. Y uno tiene que asumir que esta novela que más que novela parece producto, puede convertirse en un bestseller.
A pesar de que todo me da mal karma y tiendo a pensar que la botella de bourbon no es tanto para deleitarse con la lectura como para hacerla soportable, aquí la tengo sobre la mesa, aún con el plástico del retractilado. Y me pregunto, ¿le quitaré el precinto y someteré mis ojos a la lectura de lo que a todas luces se me antoja como una caja de Pandora literaria? La respuesta es sí. porque estoy convencido de que no puede ser peor que algunas cosas que ya comenzara a leer en el pasado.
Puede que esté bien, que me guste y hasta que sea recomendable. Busca uno por internet y resulta que la HBO (productora de series de éxito como Roma, Los Soprano o, en un futuro próximo, Canción de Hielo y Fuego) ha comprado los derechos para hacer cinematográficos para hacer una serie. Y la HBO no es tonta...
Pero si no les importa, antes le echaré un vistazo a la edición en pruebas que me han dado de Mantis, la segunda novela de Mercedes Castro. Saldrá publicado por Alfaguara en abril.
Su primera novela, Y punto, la disfruté mucho. De esa no me mandaron edición anticipada: esa me la compré.

Publicado por Bernie_Ohls @ 0:56  | Libros
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios